Proyecto Volante

El Proyecto Volante es un sueño que nace de los padres de niños con cáncer de la AEetc y la Unidad de Oncología Pediátrica del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla, con la intención de mejorar la calidad de vida de los niños con cáncer y mitigar las secuelas producidas por el tratamiento oncológico por medio del deporte y la actividad física.

Tras el tratamiento, los niños sufren una gran variedad de efectos secundarios que van apareciendo a corto y largo plazo.

Los efectos secundarios más notorios son los físicos, que se manifiestan en forma de amputaciones, cicatrices, válvulas, deformaciones, etc. La mayoría de estos efectos físicos se pueden apreciar a simple vista, y son una marca visible de la enfermedad..

Sin embargo, hay un buen número de efectos secundarios neurocognitivos que limitan de manera considerable la calidad de vida del niño y que pasan desapercibidos por la mayoría de nosotros.

El ámbito del Proyecto Volante abarca las dos etapas del proceso oncológico, es decir, tanto el período de tratamiento como el período posterior al tratamiento, en el que normalmente aparecen los efectos secundarios.

Es de suma importancia concienciar a los niños y a sus familias del valor que tiene el ejercicio físico durante y después del tratamiento, acorde siempre a la edad del niño y a su estado clínico. La AEetc se encargará de coordinar todas las actividades del Proyecto Volante, tanto en la Unidad de Oncología Pediátrica del hospital, mientras el niño sigue el tratamiento, como en la sede de la asociación, una vez que el niño ha finalizado el período de hospitalización y de tratamiento.              

Fases del proyecto

  • Fase hospitalaria. Desde el ingreso, cada paciente seguirá un protocolo de actividad física adaptado a sus necesidades y circunstancias particulares.
  • Fase domiciliaria. Mientras el paciente está en tratamiento, no siempre está hospitalizado. Por ello, habrá un seguimiento personalizado y monitorizado de la actividad física que se le haya prescrito.
  • Fase postratamiento. Una vez finalizado el tratamiento, el paciente seguirá con la tabla de ejercicios prescritos, así como con el deporte que haya seleccionado a nivel competitivo.

Los resultados obtenidos en las diferentes investigaciones realizadas en distintos países avalan la necesidad de iniciativas como el Proyecto Volante, para incorporar la actividad física en la vida de los niños oncológicos. Este proyecto es necesario por los beneficios que supone para la salud de los niños, por los cambios estructurales que genera en numerosas áreas cerebrales, por su impacto positivo en el desarrollo y adquisición de las funciones cognitivas y por su incidencia en el área psico-emocional y comportamental del niño.