Proyecto Reno

PROYECTO RENO

El Proyecto RENO es un programa creado para cubrir las necesidades de aprendizaje especiales de los niños oncológicos, tanto durante como después del tratamiento.

Durante el período de tratamiento oncológico los niños pasan gran parte del tiempo hospitalizados o recluidos en sus casas para reponerse entre los ciclos de quimioterapia. Aunque la duración de este período de tiempo varía según muchas circunstancias, lo más habitual es que tenga una duración de al menos un año. Durante ese tiempo el niño está bajo de defensas (inmunodeprimido) y no puede asistir al colegio, por lo que pierde el contacto con sus compañeros y el hábito de estudio al no seguir el protocolo de escolarización habitual de los niños de su edad. Aunque el colegio y la familia pueden solicitar a la administración que asigne un profesor de apoyo, lo cierto es que la asignación de este profesor suele tardar y, además, cuando llega, el número de horas semanales no suele ser suficiente para que el niño no pierda el curso académico y su desarrollo intelectual tenga continuidad, a pesar de la enfermedad.

Tras el tratamiento oncológico, los niños presentan secuelas de diferente naturaleza (físicas, cognitivas, emocionales, sociales), principalmente ocasionadas por el propio tumor, por la cirugía, por la radioterapia y/o por la quimioterapia. Los casos más graves son los asociados a tumores del Sistema Nervioso Central (SNC) por los efectos que tiene la radioterapia en el cerebro.

Aunque el cáncer deja secuelas también en los adultos, los niños son más vulnerables, ya que están en pleno desarrollo cognitivo y hay habilidades que todavía no se han adquirido o que no se han completado. Las secuelas cognitivas se traducen en problemas de aprendizaje y suelen conducir al fracaso escolar y, como consecuencia directa, baja autoestima y dificultad para relacionarse socialmente con sus iguales.

El proyecto RENO se desarrolla principalmente en la sede de la Asociación Española para los efectos del tratamiento del cáncer (AEetc) y va dirigido a todos los niños y adolescentes que están o han estado en tratamiento oncológico.

Cada niño recibe una atención individualizada adaptada tanto a sus necesidades curriculares como a las disfunciones o secuelas cognitivas que presenta.